Monthly Archives: marzo 2008

Tu, mi alegría cotidiana

27 marzo 2008

Dichosos los ojos que venir te ven
que iluminas con tu eterno sonreir.
Vestimenta pulcra y linda que observan
y detras de ella la silueta tuya admiran.

Felices lo oidos que te escuchan,
ese sonido tan caracteristico tuyo,
suave y fuerte, conciso pero vago
que tantos recuerdos gratos evoca.

Nostálgica la nariz que identifica
tu olor y tu presencia y tu colonia,
ese dulce olor que te antecede
que anima a todos a su alrededor.

Inquietas la manos exploradas
que a ciegas (incluso guiadas)
la extensión de tu cuerpo viajan
provocando en ti sutiles cambios.

Mas no excluyamos al gusto
tan vital y agradable
el probar tus labios, tus mejillas
y ese espacio entre cuello y hombros
¡Divinos recuerdos que retornan!

Pero… ¿eres solo un cuerpo?
¿Un conjunto de moleculas
en una disposición correcta?

¡Jamás! Me atrajo tu figura,
tu sonrisa, tu mirada e
incluso tus caricias.

Retuvome tu elocuencia y elegancia
tu semblante calmado pero urgido
Tu sentido del humor pero por sobre todo
tu completa sinceridad.

¿Entenderás lo mucho que te admiro?
¿Mi preocupación por tu salud?
¿Mi esfuerzo por hacerte reir?
¿Lo mucho que duele amarte así?

¡Por supuesto que lo entiendes!
Pues se que de ello te aprovechas,
y se si lo haces y cuando no.
Mas me dejo por ti llevar…

Eres tu mi alegría cotidiana…
y también mi tortura diaria
Pero nunca te cambaría…
pues se que contigo… todo podría.

Mujer: Ídolo e inspiración

10 marzo 2008

Dicen algunos que débil eres.
Incluso otros que incapaz
y también yo te he juzgado,
sentenciado y condenado…

¿Quién podría a ti
tratarte así?

No eres el centro,
tampoco la mitad
eres tú el todo.
¡solo tu mujer!

¿Como haces paso a paso,
día a día, mes a mes,
para aguantarnos?

¿Podría el día en su ocaso
pistas darnos sin querer
para entenderte?

Mas no eres tu para comprehensión
eres tu ejemplo de perfección
y motivo digno de admiración.

Tu que eres hermana, también hija,
novia, esposa y hasta madre.
tu que consigues esperanza donde ya no vemos
y nos alientas a seguir y continuar
y a creer cuando ya renunciabamos.

Tu y solo tu mujer y dama
consigues mantener el equilibrio
es esta zozobra en que te hundimos.

Hacia el futuro tu metas fijas
e incansablemente luchas
pero certeramente cumples.

Tu mujer… mi hija
mi hermana, mi novia y esposa
  … mi madre…

Gracias por hacer de mi vida
tu meta tu lucha y tu aflicción.
Y hacer de tu incontable éxitos…
  … los miós…

El último vuelo

3 marzo 2008

¡Carajo!” – exclama Diana al sentir el motor número 1 estallar.

Los exinguidores no funcionan, caemos muy rápido. El número 2 esta sufriendo…” – dice Laura – “es problable que también estalle“.

No importa, llegamos lejos hoy… ¿Ves álgun lugar, decente, para un aterrizaje?

No… ¡no hay nada!” – responde Laura viendo por las ventanillas de la cabina – “Malditos edificios… ¿para que los construyen en una zona inahabitable?“.

La zona si fue habitable, pero había sido hace mucho tiempo. Ni Diana ni Laura ni ninguna otra mujer podría haber pensando que el mundo era distinto, menos hostil. Habían llegado aquí sin mucho tiempo para planear la ruta.

¡Ahí! A las 2 en punto“.

Esperemos que…” – comienza Diana, pero la interrumpe un ligero temblor en los controles.

¡Perdimos el 2!” – exclama Laura.

“¡Que nos perdonen lo que hicimos! Tal vez algún día lo entiendan…”

Solo podemos esperar que tengan mejor suerte que nosotras” – Laura responde, sin lograr esconder las lágrimas que corren por su mejilla.


Milagros mantiene al infante en sus manos. Mira al cielo y sabe lo que han hecho… pero era necesario. No podían seguir existiendo en base a la genética… quizá ahora tendrían una nueva oportunidad, una nueva vida… la oportunidad de redención.

Milagros, vamonos o perderemos la ventana de salida

Voy en camino” – responde mientras se voltea – “Regresa pronto Diana… necesitaremos tu guia“.